“En la noche llegaron 30 hombres de camuflado y con armas de fuego. Tuvieron una reunión con la comunidad para decirle que ellos eran los que iban a controlar la zona y el tema de narcotráfico”, detalló un defensor de derechos humanos que pidió la reserva de su nombre.