“Más de 100 personas se quedaron en Pital y hoy están confinados sin nada qué comer. Los pocos tenderos que había, se fueron, y a la gente le da miedo irse al campo a hacer sus faenas porque se puede encontrar con los actores armados”, señaló el defensor consultado por este portal