Más allá de la ayuda humanitaria, queda la pregunta de qué tanta capacidad a largo plazo tiene el Estado para ocupar los territorios que están dejando las Farc. Para muchos líderes del puerto nariñense, así como para la personera municipal, es claro que estos hechos de violencia se relacionan con ese asunto.